domingo, 16 de noviembre de 2008

La esperanza intacta

La derrota contra Chacarita era algo que nos podía pasar. No siempre podía tener final feliz la historia de empezar perdiendo los partidos y darlos vuelta sobre el final. No siempre los rivales iban a estrellar tiros en los palos y desperdiciar oportunidades. Esta vez ellos embocaron las veces necesarias y nosotros nos quedamos con las manos vacías. Se lo extrañó bastante a Cristian Zermatten y la expulsión de Stang y Brasca en principio hicieron que la preocupación por lo sucedido el Jueves sea algo más que la de un partido perdido.



Se viene el clásico con Instituto y es cierto, tenemos dos bajas importantes, pero veámoslo de otra forma, algo que me molestaba mucho es que si llegamos a ganar el Martes, nunca iban a reconocer la validez de nuestra victoria. Seguramente iba a saltar lo de la suspensión del partido por lluvia y la negativa a jugar el partido al otro día, y los manejos telefónicos de Humbertito, todo con el objetivo de que no se pierda el clásico Stang, al parecer , tan temido por la parcialidad albirroja. Bueno listo, ahora no juega nuestro platinado, se acabó el problema, no quedan excusas.



Por el lado de Brasca, es una pena que no juegue, a pesar de supo tener al principio del torneo algunos errores técnicos, no podemos negar que se ha lucido varias veces y le debemos varios puntos. Pero en el banco de suplentes no tenemos a ningún novato, está el flaco Bernacchia, un arquerazo, y que me perdonen los fanáticos de Brasca, pero hace rato que espero éste momento, la oportunidad para nuestro arquero suplente, aunque sea por uno o dos partidos.

Señores, la mesa está servida, nos espera un partido bastante duro, pero no estamos con las manos atadas ni mucho menos, el martes se va a terminar esta larga novela en el único lugar donde se debería haber desarrollado, en la cancha. Allí los espero.

1 comentario:

  1. mañana le rompemos el culo a instiputo....club de barrio

    ResponderEliminar